Apicultura

¿Cómo empiezo si soy novato/a?

Si te preguntas como comenzar a hacer miel y cómo convertirte en apicultor/a esta esrada te interesa.

Antiguamente la apicultura era una actividad de subsistencia que, como tantas, pasaba de generación en generación como una parte más de las tareas cotidianas de una familia rural.


La manera de manejar las colmenas se ha ido adaptando a las necesidades de cada tiempo y lugar; la apicultura ha evolucionado de tal manera que hoy en día podemos hablar de un sector cada vez más profesionalizado, adaptado a los nuevos desafíos técnicos y sanitarios.


El mundo de hoy no es el mismo que el de hace 100 años.

Nos enfrentamos a cambios medioambientales y a nuevos retos para la supervivencia de las abejas y su entorno. Sin embargo, contamos con otro tipo de conocimientos y mayor cohesión entre las personas que nos dedicamos al cuidado de las abejas.


Si, como yo, vienes de un ambiente principalmente urbano y no tienes a un apicultor en la familia, pero aun así te fascina este mundo, te preguntarás cómo empezar.
Lo primero que te recomendaría es que buscaras alguna oferta de ocio apícola que te diera la oportunidad de acercarte a una colmena. Hay muchos apicultores que tienen apiaros exclusivos para que puedas vivir esta experiencia.
Si, como es de esperar, sales con ganas de seguir aprendiendo, además de los muchísimos vídeos que encontrarás por la red y bibliografía interesantísima. Lo ideal sería que te apuntaras a un curso de iniciación a la apicultura. La ventaja de estos cursos es que aprenderás lo básico antes de comprar tus primeras abejas y no desesperarte en el intento.


Debes saber que la apicultura es una actividad ganadera, tendrás que responsabilizarte de miles de animalitos que dependerán de tus buenas prácticas.


Como ganadero o ganadera, deberás cumplir unos requisitos legales: ya sea con 1 o 1000 colmenas, hay que tener tu cartilla ganadera, servicios veterinarios, seguros, etc.

Para esto, lo ideal es que te apuntes a la asociación de apicultores de tu zona donde encontrarás, además de asesoramiento y todos los servicios necesarios para ejercer la actividad, otros compañeros y compañeras más experimentados de quienes podrás aprender en tus inicios.

Para ejercer la apicultura, hay que ser amante de la naturaleza, respetar el medio y aprender de sus ciclos.

Tendrás que leer, formarte en botánica, geología, zoología, carpintería, manipulación de alimentos, química, marketing y más. Si eres una persona inquieta, te lo pasarás genial acompañando a estas pequeñas trabajadoras.